Google+
Navigation Menu+

Viena en 10 curiosidades

Posted on 20-09-2022 by in REPORTAJES

Los típicos cafés vieneses son lugares que destacan por su singular ambiente, palcos, sillas Thonet, mesas de mármol, periódicos y cafés en numerosas variantes, ya sea un ‘Melange‘ o un ‘Einspänner‘. Por eso, la cultura tradicional del café vienés es patrimonio cultural. 👇🧵☕

La especialidad Einspänner se remonta a los coches tirados por un caballo. Cuando el cochero, sentado en el pescante, sostenía la taza de café en la mano era vital que se mantuviera caliente durante un buen rato. Para ello, el moca era aislado con una gran capa de nata montada.

Con el vaso de agua junto al café, los cafeteros vieneses mostraban a sus clientes que tanto las comidas como las bebidas eran preparadas con agua pura y cristalina de alta montaña. Originalmente el motivo era para dejar la cucharilla usada. En otros países, para bajar la acidez.

El café vienés ganó fama internacional a partir de 1873 gracias a los visitantes que llegaban a Viena con motivo de la Exposición Universal. La época de esplendor de tuvo lugar a finales del siglo XIX. Los clientes acudían a leer, jugar, debatir, filosofar o escribir.

Desde sus inicios, el Café Landtmann fue todo un éxito y a principios del siglo XX vivió su máximo esplendor. Es, hoy en día, junto con el Schwarzenberg, uno de los legendarios 27 cafés que había en la mítica Ringstrasse.

📌 http://ow.ly/famS50KLgVs
✈️ http://ow.ly/luPx50KLgVt

En Viena hay un café incluso en un cementerio. Sin duda es un lugar inusual, pero ello demuestra la especial relación vienesa con la muerte. El Kurkonditorei Oberlaa es un lugar ideal para sentarse y tomar algo. En la foto podéis ver la iglesia modernista del Cementerio Central.

El Café Schopenhauer, situado en el distrito 18, fue restaurado con esmero y buen gusto. No sólo la bola de discoteca le ha proporcionado un toque moderno, sino también la elegante barra. Sus partidas de bridge, tarot y ajedrez son famosas en toda la ciudad.

Viena tiene dos Cafés Ritter. Uno se encuentra ubicado en la zona comercial de la Mariahilfer Strasse, lo que permite hacer un descanso cuando vas de compras. Y el otro se halla en el barrio de Ottakring y es una esplendorosa joya arquitectónica ubicada en pleno barrio obrero.

Los escaparates artísticamente decorados de la pastelería Demel, antiguo proveedor de la casa imperial y real, atraen al público con las tartas y dulces que hacían las delicias de la emperatriz Isabel (la famosa Sisí) y siguen convenciendo a los visitantes actuales del café.

Y acabo como empecé, con las sillas Thonet. Quien quiera sentarse en este ícono del diseño sólo tiene que ir a uno de los muchos cafés de Viena. El Café Frauenhuber es uno de los más antiguos, pero también las encontrarás en los modernos, como el Adlerhof 📷.

Originally tweeted by Viaja Vuela Vive (@ViajaVuelaVive) on 13-09-2022.