Google+
Navigation Menu+

El misterio de Stonehenge y el solsticio de verano

Posted on 11-06-2020 by in Blog, REPORTAJES

Stonehenge es sinónimo de celebraciones por el solsticio de verano, el día más largo del año, ya que las multitudes suelen acudir en masa para ver salir el sol detrás de la famosa Heel Stone. Se trata de un día de gran importancia entre las comunidades druidas y paganas y, por primera vez, las celebraciones se transmitirán digitalmente este 2020.

English Heritage, que se ocupa del sitio de Wiltshire, transmitirá en vivo el amanecer en sus canales de redes sociales el domingo 21 de junio, brindando a los espectadores de todo el mundo la oportunidad de experimentar esta increíble vista estén donde estén.

Con una historia que se extiende durante casi cinco milenios, este lugar tan mistico, junto con un círculo de piedra en la cercana Avebury, forma parte del Patrimonio Mundial de la UNESCO Stonehenge y Avebury. Además de ser una Maravilla del Mundo y una obra maestra de la ingeniería, los monumentos prehistóricos tienen un gran significado espiritual y cultural.

Con evidencia limitada sobre cómo llegó allí o por qué se construyó, el vasto complejo de piedra ha estimulado una serie de teorías altamente creativas. Desde extraterrestres y gigantes involucrados en su construcción, hasta su uso como lugar de entierro, lugar de música e incluso resultado de uno de los primeros ejemplos de trabajo en equipo, su pasado está plagado de misterio.

Un poco de historia…

Lo que sí sabemos es que la construcción no se llevó a cabo de una  sola vez. La primera estructura que se construyó hace unos 5.000 años fue un principio de circulo de piedras, al que se le añadió una piedra circular durante el último período neolítico, que se estima alrededor del 2.500 a. C. Éste fue, sin duda, un proyecto enorme que involucró a cientos de personas utilizando sólo herramientas primitivas.

Las piedras sarsen más grandes, uno de los dos tipos de piedra utilizados para el monumento, estaban dispuestas en dos formaciones paralelas para formar una herradura y un círculo exterior. Estas piedras pesan un promedio de 25 toneladas y los científicos creen que se originaron en canteras a unas 20 millas al norte del sitio.

Las «piedras azules» más pequeñas se erigieron entre los dos conjuntos de sarsens para crear un arco doble, y sus raíces se remontan a las Colinas Preseli en el suroeste de Gales, a unas 200 millas de Stonehenge.

Al igual que con los orígenes del monumento en sí, existen varias teorías sobre cómo las piedras llegaron a estar en la región. Algunos sugieren que los constructores neolíticos usaron trineos y troncos de árboles para formar rodillos, o que hicieron flotar las piedras en barcazas a lo largo de la costa galesa y hasta el cercano río Avon.

Los científicos también han defendido la idea de que las enormes piedras fueron movidas por glaciares y enormes témpanos de hielo durante una de las Edades de Hielo. Para aquellos que sueñan con explorar Stonehenge, es posible realizar un Tour virtual hasta que puedan visitar el sitio por sí mismos.

Stonehenge y paganismo

El médico William Stukeley relacionó a Stonehenge con los druidas, seguidores de una tradición espiritual celta ampliamente considerada como similar al paganismo moderno, en el siglo XVIII, con la teoría de que el lugar fue construido por ellos como un templo.

Si bien no hay evidencia de que los druidas estuvieran vivos en el momento en que se construyó Stonehenge, el sitio sigue siendo un lugar de importancia espiritual, en parte debido a cómo se alinean las piedras para el solsticio de verano e invierno.

El papel del sol

Según la evidencia arqueológica, se cree que la Heel Stone – un caso atípico al noreste de la construcción principal- puede haber tenido una piedra asociada para enmarcar el amanecer en pleno verano. Desde un punto de observación central dentro del círculo de piedra principal, es posible ver salir el sol a la izquierda de la piedra restante.

Numerosos túmulos funerarios y otros hallazgos arqueológicos del área circundante se remontan a la Edad del Bronce, mientras que una gran colina, a poco más de una milla de Stonehenge, puede rastrear sus raíces hasta la Edad del Hierro.

Otras excavaciones arqueológicas también han encontrado numerosos objetos romanos en la región, lo que sugiere que el sitio también tuvo una gran importancia ritual durante su tiempo en Gran Bretaña. Para los astrónomos en ciernes que desean ver más, English Heritage también ha creado Skyscape, una experiencia inmersiva que detalla los cielos sobre el icónico círculo de piedra.

Casas neolíticas recreadas

Cinco casas neolíticas recreadas, completas con artefactos de réplica similares a los recuperados de las excavaciones en el cercano asentamiento de Durrington Walls, ayudan a mostrar cómo era la vida de las personas en la región en el momento de la construcción de Stonehenge. Incluso hoy sentado en tu sofá, es fácil imaginar cómo vivían simplemente mirando las cabañas circulares, construidas con tiza y paja con techo de paja.

Sitios principales en los alrededores

Todo el paisaje alrededor de Stonehenge es rico en arqueología, con más de 350 monumentos antiguos y túmulos descubiertos hasta la fecha. Los artículos recuperados incluyen todo, desde puntas de flecha y hachas de batalla hasta puas de asta y piedras de martillo, con cada pieza y cada sitio desempeñando un papel clave en la comprensión de la vida en la Gran Bretaña neolítica y de la Edad de Bronce. Lo más destacado de la coleccion de artefactos Stonehenge se puede ver en el sitoi web de English Heritage.

Avenida Stonehenge

Al vincular el río Avon con Stonehenge y medir menos de dos millas a través de la llanura de Salisbury, Stonehenge Avenue forma lo que pudo haber sido una ruta de procesión hacia el círculo de piedra. Formado por dos bancos equidistantes, se descubrió por primera vez en el siglo XVIII y se extiende al noreste de Stonehenge durante unos 550 metros antes de cambiar de dirección varias veces en su ruta hacia el río.

Woodhenge

Otro sitio cerca de Stonehenge, Woodhenge data de alrededor del año 2,300 a. C. La fotografía aérea desempeñó un papel vital para determinar que el sitio incluía una serie de postes de madera que formaban seis círculos concéntricos, que originalmente podrían haber reforzado un edificio en forma de anillo en lo que inicialmente se pensó que era un túmulo neolítico.

Marcadores concretos ahora muestran dónde se colocaron esos postes, mientras que la evidencia arqueológica sugiere que el sitio permaneció en uso hasta alrededor del 1.800 a. C.

La evidencia posterior de la Edad del Hierro y el asentamiento romano en la región hace pensar que el sitio también pudo haber tenido importancia defensiva.

Silbury Hill

Parte del Patrimonio de la Humanidad de Avebury y formando el montículo artificial más grande de Europa, Silbury Hill se compara en altura y magnitud con las pirámides de Egipto. El sitio neolítico, desarrollado entre 2.470 a. C. y 2.350 a. C., no ha mostrado signos de entierro antiguo, por lo que tanto su uso como su significado siguen siendo un misterio.

Los números asociados con él son asombrosos: mide aproximadamente 160 metros de ancho y 30 metros de altura, ¡la evidencia sugiere que se necesitaron hasta cuatro millones de horas y medio millón de toneladas de tiza y arcilla para crearlo!

· Un reportaje original de Turismo Británico

 

 Busca Vuelo

 

 

Busca Hotel

 

 

 

Busca Actividades

 

gif_300x250-2

 

heart

Muchas gracias por vuestra visita y no olvidéis seguirnos en Facebook, Twitter e Instagram, pues cada día recopilamos para vosotros las mejores noticias y ofertas para viajar.

logotipo-oficial-twitter-2015      ejemplos-de-iconos-facebook       d25ev3ss81buo9pb9lky